Mi nombre sigue siendo Annabelle Bäuerle, todavía tengo 35 años y todavía disfruto de lo que llamo mi pasión y mi afición: ¡tratar con idiomas y personas! Gracias a mis estudiantes inquisitivos y diligentes, ¡gracias por poder seguir con esto! ¡Me llena de alegría poder acompañarles una parte de sus carreras escolares!

¡Diviértense navegando!